Spanish

 Bitcoin Gut’s Check: el momento de la crisis como el momento de la verdad

Estamos en un punto de inflexión en la historia. Los próximos meses mostrarán cómo los inversores institucionales reaccionarán a mediano plazo ante los innumerables paquetes de rescate a raíz de la crisis del coronavirus. Una cosa es segura: los estados y los bancos centrales han sido presionados para encontrar soluciones. Además, parece que sus esfuerzos ya se han agotado al principio. Si los inversores terminan perdiendo la fe en las medidas tomadas, las consecuencias serían mucho más dramáticas que un colapso del mercado de valores a corto plazo.

Nadie puede prever hoy cómo será nuestro futuro sistema monetario, pero la historia del dinero ha estado marcada a veces por cambios radicales en el sistema. Las intervenciones históricas de hoy en el mercado libre no tienen paralelo, especialmente dada su magnitud, y sin duda, en retrospectiva, serán vistas como el comienzo del fin de nuestro sistema monetario actual con sus monedas fiduciarias “hechas de la nada”.

¿Es Bitcoin (BTC) “oro digital” y una moneda de “refugio seguro”? Sí, ahora más que nunca.

Bitcoin se creó en 2008 en respuesta a la crisis financiera, y el caos actual en los mercados financieros mundiales es la primera prueba importante de su capacidad para afirmarse como una alternativa y una nueva clase de activos. Sin embargo, cuando se necesita liquidez, como lo es ahora, todo se vende, especialmente los activos de riesgo. John Bollinger, el creador de la llamada Banda de Bollinger, un indicador técnico para la evolución de los precios, señaló con razón que en tiempos de crisis, los inversores “venderán lo que puedan vender”, y solo después de que los activos se hayan convertido en efectivo es una inversión hecho en activos a prueba de crisis, por ejemplo, oro.

Huir hacia el “dinero duro”

A diferencia de los vigilantes monetarios administrados por el estado que han estado tratando de salvaguardar “un mercado en funcionamiento continuo” inyectando “avalanchas” de dinero (y no solo desde el brote de coronavirus), el precio de Bitcoin está regulado sin ninguna interferencia intermedia y es basado únicamente en la oferta y la demanda. También hay un límite para la cantidad de Bitcoins que se pueden crear, 21 millones, y esto significa que, a diferencia de la moneda fiduciaria tradicional, no se pueden imprimir arbitrariamente nuevos Bitcoins.

Los nuevos Bitcoins se “extraen” de la misma manera que otros productos básicos, por ejemplo, oro, pero a través de un proceso complejo y claramente definido. Nadie puede alterar la cantidad de Bitcoins recién generados.

Será una clara ventaja para nuestro sistema monetario tradicional tener alternativas a las que recurrir en el caso probable de hiperinflación. Los “instrumentos creativos”, como el dinero de helicópteros y medidas intervencionistas similares, no son posibles de la misma manera con Bitcoin, y ni los gobiernos, los bancos (centrales) ni otras instituciones pueden manipular y / o cambiar los parámetros de este nuevo activo descentralizado clase.

Dado que el poder hegemónico de los Estados Unidos también se ha debilitado, el tema de la moneda de reserva estará en algún momento sobre la mesa. Ya hoy, es previsible que Bitcoin y otras criptomonedas compitan con las monedas digitales emitidas por los gobiernos estatales.

¿Es Bitcoin una “moneda digital global”? Esto puede sonar a ciencia ficción, pero en realidad no es tan infundado.

Mientras tanto, los inversores institucionales han comenzado a ver la atracción de los activos de cifrado. Sin embargo, en tiempos de crisis, a menudo se apresuran a retirar su capital de inversiones arriesgadas, y la mayoría sigue clasificando a Bitcoin como tal.

Personalmente, estoy convencido de que Bitcoin, así como otros activos digitales, solo pueden beneficiarse de los desarrollos actuales y sus dramáticas consecuencias a largo plazo.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados ​​aquí son solo del autor y no necesariamente reflejan o representan los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Marc P. Bernegger fundó su primera compañía en línea en 1999, seguida de varias compañías de tecnología, que luego vendió. Ingresó a Bitcoin a principios de 2012 y ha estado involucrado en activos digitales desde entonces. Es miembro de la junta de Crypto Finance AG y de la Swiss Blockchain Federation, y es cofundador de la Conferencia de Crypto Finance en St. Moritz.

About the author

Kim Diaz

Kim recently joined the team, and she writes for the Headline column of the website. She has done major in English, and a having a diploma in Journalism.

Add Comment

Click here to post a comment